Sunday, March 9, 2014

¿Donde vas Caperucita?

Previously on AMC'S ¿Where do you go little red riding hood? ... (Leer blog anterior)

Cap II. Somos conejitas, pero de duracell.

Las pilas no se nos agotaban... ¿Qué hacemos ahora? Las 5 de la tarde y ya habíamos vuelto a Burgos... Pues nos vamos al Patillas, una cerveza y para casa a descansar. Mentira otra vez.
El bar nos atrapó.

La hippie del Bierzo, que es graciosa también, jugó a llenar de espuma las cervezas y mi dedo gordito reaccionó tapando la boquilla. Ocurrió que se produjo un geyser de cerveza y el camarero se enfadó un poquito. No sé, fue un Remedios Cervantes sin lógica que mi cuerpo hizo sin preguntarme.

Entre tanta cerveza se nos llenó la vejiga, y puede parecer que no es un dato importante... pero lo es. Lo es cuando se te ha llenado muchísimo y la asturiana campestre se imagina que hay personas dentro del baño cuando no las hay. Y claro, tu esperas y esperas y esperas... a que nadie salga.
A lo tonto se nos pasaron 4 horas y nos supieron a poco... ¿Qué hacemos? ¿A casa a descansar? Pues tampoco... Venga, vamos al karaoke.
Y allí estábamos, dando lo mejor de nosotras... regalando dolor de oídos. Se nos acabaron la canciones y para que no se acabara el día la residencia de curas más chachi de la comarca nos pidió que llevaramos un poco de sal y glamour

Sábado. Las chicas monísimas con sus zapatos y sus vestidos... y nosotras, con las botas llenas de barro y perfume de monte (que es mejor que algunas colonias).

Lo que iba a ser un día de purificación campestre terminó donde tenía que terminar... porque la cabra tira al monte y nosotras a los bares. Es la magia de las Spice Girls en el cassette y los caminos sin señalizar.

FIN.

No comments:

Post a Comment