Friday, March 7, 2014

Mis adorables vecinos o eso es lo que pienso yo


A veces no sé si vivo en un piso de estudiantes o en la casa de Gran Hermano...

Nuestro bloque es maravilloso, el paraíso de la cordialidad...  Los vecinos se desviven por nosotros... envían a la policía para ver si hemos muerto, controlan nuestros horarios de entrada y salida, ponen nuestros nombres a sus gatos y se enfadan si nos reímos mucho porque podríamos morir ahogados ... puro amor de vecindario.

Hoy, cuando llegaba a casa tras una dura jornada de hacer cosas de estudiante, he interactuado con un vecino. Normalmente suelo llevar pintas de indigente de cajero, pero hoy no... Hoy llevaba un moño abuelíl, con sus tirabuzoncillos y todo, y una ropa tan normal que mi madre se habría emocionado de verme.
Iba yo con mil cosas en las manos (500 cosas en cada una) e intentaba hacer el truco de magia de abrir la puerta sin que se me cayera nada... y entonces le ví, un maravilloso vecino de pelo pobre revisaba su correo.
Apareció un sentimiento nuevo en mi... como de creer en la humanidad de las personas... le miré, me miró.

Yo daba la misma pena que un cachorrito de la tienda de animales del carrefour y él me estaba mirando, fue entonces cuando lo hizo... se dio la vuelta y se metió en el ascensor. Con una indignación facial muy evidente, abrí la puerta y subí las escaleras... y allí estaba, en mi rellano. Gruñó y no le entendí, pero creo que dijo algo como: ''Lo hice por tu bien, sabía que serías capaz de entrar sin ayuda y estoy orgulloso de ti, solo quería que te esforzaras''

No comments:

Post a Comment