Tuesday, April 8, 2014

Encontrar a Wally era más fácil


Hay gente que parece que te quiere alquilar su piso, pero no, en realidad no quieren... es como si supieran que tienen que hacerlo porque moralmente tener un piso muerto de risa debe ser pecado... pero una fuerza interna no les permite hacerlo bien.

Primero están los de las fotos... 
Los hay que le dan al botón y lo que salga... la bombilla? Pues la bombilla. La bombilla describe a la perfección el piso ¿Para qué más? Mira, mira! Este tiene bombilla! Vamos a alquilarlo! 

Otros tienen una habitación favorita... lo que más les gusta en el mundo es sacar fotos a esa habitación, si hace falta te envían 40 fotos más, las que quieras... pero de ESA habitación, que es la esencia de la casa. Plano detalle de la pata de la cama, plano detalle de la visagra de la puerta... pero cuidado, sin salir de ese cuarto.

Están también los que creen que debes conocerlos a ellos antes que al piso y por eso te mandan un selfie en el espejo. 

Luego están los decoradores...
Algunos lo tienen sin amueblar, pero la tarde antes se pasan por el cementerio, piden un poco de arte fúnebre que les haya sobrado y te hacen unos adornos para el piso. 
Otros se van metiendo en las iglesias a robar vírgenes para ponértelas encima de la cama y cuanto más grande mejor. 
Les hay que prefieren pintar los botes de cacao en polvo con rotulador plateado y consiguen que parezca el continente de las cenizas de algún difunto suyo, esto lo se porque en los días que viví con un flamenco palentino vi muchos botes de esos. (La casera era muy aficionada al rotulador plateado, no pintaba solo botes)

Están también los que te enseñan el piso con las sillas de terraza de bar a modo de sofá, y te intentan convencer de que es el lugar más cómodo donde tu culo puede descansar viendo la tele. 

Otros se dedican a colocar espejos en rincones estratégico para que mueras, bien de un infarto al verte o de una leche al no verte... estos suelen ser los mismo que colocan payasos tristes por las estanterías, tienen miedo al vacío y lo llenan con payasos. Payasos en espejos a veces, depende. 

También están los que te dicen: pero la colcha te la dejo niña! Una colcha de cama hermosa, con pelotillas, de un color que está entre negro y comido... una fusión. Una colcha de esas de tacto del que resbala, con encajes satánicos... de esas en las que nacieron 5 generaciones de la familia del casero.
Suelen ser los mismos que te dan una cortinilla de la ducha con vida propia. 

Del dinero ya no hablamos, que está feo.

Como briconsejo a quien quiera alquilar un piso... son mejor los muebles sosos que los muebles barrocos. Y por favor, madera oscura no, que deprime. 


No comments:

Post a Comment